Las Mujeres Explicadas, 2ª parte

Explicación de la Alarma de Chica Fácil y los Tests de Congruencia

Las Mujeres Explicadas, 2ª Parte

Alarma de Chica Fácil

Principio Básico

La Alarma de Chica Fácil es un sistema de reflejos sociales saludables.

Más específicamente, esta alarma es una calculadora semi-consciente que evalúa las situaciones sociales en términos de pérdidas netas o ganancias netas.

Reflejos Sociales Saludables

Los reflejos sociales saludables existen para conservar lo siguiente:

- Concepto de uno mismo
- Estatus Social
- Estado Emocional

La Regla Fundamental

La Alarma de Chica Fácil se evalúa contra el siguiente estándar (es decir, si y sólo si ambas condiciones se cumplen, se convierte en un problema):

  • Intentas acostarte con ella de una forma que está fuera de la norma socialmente aceptable
  • Ella acepta seguirte el juego

No tienes que declarar tus intenciones en voz alta. Ella no tiene que declarar su aceptación en voz alta. Pero cada una de estas ideas debe alcanzar un cierto umbral de obviedad.

¿No parece haber un error flagrante en esta lógica? ¿Algo, tal vez, que no está cubierto por las condiciones de las Alarmas de Chica Fácil?

Si tu primer pensamiento ha sido “ahí no dice en ningún lado que ella no pueda acostarse contigo”, has dado en el blanco. El sexo es divertido, y absolutamente necesario para la supervivencia de la raza humana, y por tanto las convenciones sociales no pueden excluirlo por completo.

Por tanto hay una escotilla de escape en las condiciones de la Alarma de Chica Fácil: Negación Plausible.

Si alguna de estas condiciones puede plausiblemente no ser cierta – p.ej. si hay una negación plausible de un entendimiento mutuo de que tú y ella vais a tener sexo – entonces tienes Negación Plausible.

Reconocimiento

Volviendo a la cuestión de directo e indirecto, y sobre si las chicas se dan cuenta de que estás intentando acostarte con ellas – la respuesta es sí y no.

Las chicas son socialmente inteligentes.

En realidad, los chicos también son socialmente inteligentes pero, como norma general, carecen de la confianza y el énfasis que las chicas otorgan a este tipo de consciencia.

“Inteligencia social” es en cierto modo un término equivocado; aunque la gente socialmente inteligente lleva a cabo cálculos racionales, estos son rápidos y complejos y están muy por debajo del nivel del pensamiento consciente. Una analogía apropiada podría ser, por ejemplo, los cálculos que te permiten determinar la trayectoria de un objeto lanzado por los aires, basándote en las leves diferencias en los campos de percepcion de tu visión binocular: la gente no te pide que expliques cómo lo haces, lo cual es bueno, porque posiblemente no puedas explicarlo.

Pues eso. Ella es consciente de tus señales de interés, pero es una percepción que flota bajo el nivel del pensamiento consciente, comprendido pero nunca reconocido de verdad. Al igual que las cosas que ven tus ojos, las cosas que percibe su inteligencia social no son absolutas e inviolables; aún más, quizás, porque la percepción social no está tan reconocida y respetada como la percepción física.

Su reconocimiento de tu intención (o de su propia disposición), en el caso en que fueses indirecto y lo hicieses bien, flota en algún sitio por debajo del nivel del pensamiento consciente.

No puedo enfatizar esto lo suficiente: no la jodas aquí. Esto es lo que hace posible que las chicas tengan sexo contigo desde una posición de confort social y emocional.

Esto es lo que define la Negación Plausible.

Este sistema sigue siendo válido independientemente de lo astuta que sea tu chica; si es realmente inexperta podrá creer, a todos los niveles excepto el más básico, que estás siendo totalmente honesto, que aquí no pasa nada, no, sólo eres un tío realmente guay con el que ella quiere pasar el mayor tiempo posible, y se acerca cada vez más hasta que ¡oh! ¿es eso tu lengua en su boca? y así.

Según las chicas van adquiriendo experiencia se vuelve menos probable que fastidien tu juego accidentalmente; esto es porque llegan a comprender el acuerdo tácito que hace posible el sexo: una conspiración de silencio entre tú y ella.

Esto sólo se puede subcomunicar – nunca verbalizar directamente – o todo el sistema se viene abajo.

Negación Plausible

Existe un número limitado de escenarios en los que se puede mantener la Negación Plausible – dispuestos aproximadamente de la siguiente forma:

No va a dejar que te acuestes con ella

Abres. Te encuentras con sus defensas. Ella ya ha establecido que no tiene ninguna intención de permitirlo.

O deja caer un comentario acerca de su novio a mitad de la conversación. O cualquier otra cosa. Después hablaremos más sobre Tests de Congruencia.

No estás intentando acostarte con ella

Abordaje indirecto. Creas una negación plausible para tus intenciones.

Ella se puede relajar un poco. Estás en esto con ella. Le estás ayudando a echar un polvo con un bajo riesgo (social y emocional), paso a paso.

Dejará que te acuestes con ella, pero de una forma socialmente aceptable

No hay pérdida neta en que la vean contigo, o en tener sexo contigo, mientras las condiciones de la Alarma de Chica Fácil no se activen. Incluso hay algún tipo de ganancia neta. Esto es lo que consigues si eres un tío guay, pero has fastidiado tu negación plausible y has hecho imposible que ella conserve la suya. O si eres un “chico bueno”, y no sabes crear negación plausible pero tienes algunas cualidades que te salvan.

¿Cena? ¿Cine? ¿Tercera cita?

Dejar que te acuestes con ella es una ganancia neta

Un tanto problemático. Típicamente consiste en uno de estos dos escenarios:

Ganancia Neta de Validación

¡Se siente sola! ¡Se siente fea! ¡Le has hecho dudar de su belleza! ¿Sigue siendo atractiva? Tu validación es la prueba.

Desafortunadamente, el intentar algo con ella es a menudo una validación tan buena como el que te la lleves a la cama.

Ganancia Neta de Estatus

Algo menos arriesgado, de todas formas no lo describiría como un objetivo a tener en cuenta como una eventualidad ante la cual deberías relajarte y disfrutarla cuando sucede. Eres tan valioso socialmente que ella querrá – no, deberá – poseerte. Tu ganancia social monstruosa merece que ella te persiga un poco. ¿Qué es algo de sexo entre amigos?

Digo que no os preocupéis de esto porque normalmente, aun no estando fuera del alcance del seductor promedio, para cuando seas capaz de conseguir este nivel de valor social – salvo casualidades inesperadas – ya tendrás el hábito de mantener cierta negación plausible, por su parte o por la tuya.

En cualquier caso, esto no funcionará si no la calificas, porque que ella reciba valor social de ti depende de que tú reconozcas su valor; además, ella probablemente intentará hacerte su novio. Frases como “Tú y yo seríamos una pareja total” apelan a este instinto.

O eso, o eres una estrella del rock o algo así.

Tú eres su presa


Es posible, a base de desinterés activo e inversiones de marco, crear una situación en la que la chica te caza a ti; bajo esas circunstancias la mayoría de sus reflejos sociales “normales” simplemente quedan anulados por lo puro absurdo de la situación tipo “Alicia en el país de las maravillas”.

Desafortunadamente, en cuanto dejas que ella te “atrape” y vas a escalar, el suelo y el techo vuelven a su sitio y toda la situación puede entrar en “¡Alerta roja! ¿Qué es lo que estoy haciendo?”, pero – entiendo – existen formas de lidiar con esto. Pregúntale a un Maestro de la Seducción.

Dejarás que te acuestes con ella porque hoy vale

Bajo determinadas circunstancias, las condiciones de la Alarma de Chica Fácil pueden resultar nulas e inválidas. Cualquier situación que hayas oído describir a una chica como que “no cuenta” entra dentro de esta categoría. Algunos ejemplos incluyen:

- Acaba de cortar con el novio
- El novio acaba de cortar con ella
- Es una groupie
- Hace un año desde la última vez que echó un polvo
- Va por detrás de sus amigas en cuanto a experiencia
- Eres gay
- Está “borracha”
- Se lía con otra chica

Etcétera etcétera. Esto es una “carambola”.

Divergencia y Corrección: Tests de Congruencia

La naturaleza de la atracción

Por el hecho de que la atracción de las mujeres debe ser sublimada por debajo del nivel consciente para que el sistema de negación plausible tenga alguna oportunidad de terminar en un polvo, las mujeres no son necesariamente conscientes de su propia atracción como algo sexual.

Cuando una mujer se siente atraída por ti, lo siente como una fascinación – incluso como una compulsión – que no necesariamente implica pensamientos directos de sexo; esto no quiere decir que no tenga nada que ver con el sexo, o que no quiera sexo, simplemente que la necesidad práctica le requiere que sepulte esa corriente subyacente de sexualidad por debajo del nivel del pensamiento consciente.

La frecuente equivocación masculina de que las mujeres no quieren sexo es el resultado de que los hombres se tragan las mentiras que las mujeres se cuentan a ellas mismas.

Punto de masa crítica

Así que estás ligándote a una chica. Tu juego de atracción está al 100%. Estás que ardes. Estás haciendo el mismo tipo de cosas calientes y sucias al interior de su mente que las que te gustaría estar haciendo al interior de su cuerpo.

¿Qué sucede?

Presión. Disonancia.
Los impulsos suben a la superficie desde su mente semi-consciente, desde un oscuro escenario animal de necesidad y ahora está desesperada. Por tener sexo. Contigo. Y aun así, estos impulsos no pueden implicar sexo de forma aceptable. Así que, ¿qué es lo que ella quiere?

Quiere acercarse a ti. Y después quiere acercarse aún más. Y quiere que le prestes atención. Y quiere que la toques.

Y así, mientras aumenta esta inercia de disposición, también lo hace la presión. Porque cada paso más cerca tuyo, cada escalada, es una subcomunicación de que ella puede justo haber aceptado tu intención de tener sexo con ella.

Ante tus propios ojos, si te va el modelo Freudiano, estás viendo la batalla del Superego versus el Id.

Las alarmas saltan. Las luces rojas parpadean. Su sistema – el sistema que equilibra las pérdidas y las ganancias – está desequilibrado. Ella racionaliza tanto como puede y aun así – aun así – llega a un punto en el que la subcomunicación y las condiciones de la Alarma de Chica Fácil que están siendo infringidas alcanzan la masa crítica.

¿Y ahora qué?

Ahora es el momento de corregir el rumbo.

Puntos de corrección: Tests de Congruencia

Si una situación social parece estar descontrolándose, entrando en un territorio que no está cubierto por ninguna contingencia de la lista anterior, pero por alguna razón ella no está dispuesta a irse, una chica debe tomar medidas correctoras para mantener la negación plausible.

En otras palabras, Tests de Congruencia.

La naturaleza exacta del test de congruencia en cuestión depende de factores sociales demasiado numerosos y complejos de presentar aquí, asumiendo que pudiera explicarlos, pero pueden ser cosas del tipo de lo siguiente:

“Mi novio dice que… bla bla bla”
“Sé lo que estás haciendo”
“No me voy a acostar contigo”
“¿Eres un ligón?”
Etcétera etcétera.

Lo que se supone que tienes que entender, como seductor, es que estos tests de congruencia no tienen nada que ver contigo. Son un mero barómetro de las fuerzas que están funcionando dentro de su cabeza; como una tetera silbando mientras deja escapar vapor, son el producto de un proceso natural.

Ella está tomando medidas – medidas de reflejos sociales – para mantener el equilibrio interno. Consiste en mantener la negación plausible subcomunicando (o afirmando rotundamente, si la has descolocado tanto) que una o más de las condiciones de la Alarma de Chica Fácil no se cumplen: ella es consciente de tus intenciones, no se va a acostar contigo, o cualquier otra cosa. Puede parecer que está haciendo algún tipo de declaración directa o indirecta acerca de si va a acostarse contigo o no, pero en realidad lo que está diciendo es “soy una mujer y mi sistema está desequilibrado, y decir esto – indicándote que no tengo intenciones inaceptables – hará que me sienta mejor”.

La razón por la que puedes fallar los tests de congruencia es por tratarlos “racionalmente”, como si fueran un intento de comunicación y no una medida emocionalmente correctiva, estás encendiendo un gran letrero luminoso sobre tu cabeza que dice: “No sé de qué va el tema”. De repente, ya no es una conspiración de silencio entre la chica y tú. En lugar de ser un chico socialmente inteligente, eres un capullo que de alguna forma ha conseguido colarse en el club adivinando la contraseña secreta.

No seas ese chico.

Haz que sea una conspiración; una conspiración entre tú y tu chica. Escóndela de sus propias inhibiciones, y tus recompensas serán múltiples y apasionadas.

Sé el hombre.
Ella no lo va a ser.

Hitori

Copyright (c) 2007 Hitori. Traducido con permiso de la autora. Traducción por Lobo Feroz
¿Qué opinas de este artículo? Coméntanoslo en el foro: Las Mujeres Explicadas, 2ª Parte.

Podéis encontrar más artículos de Hitori en su blog Chick Logic (en inglés). La versión original de este artículo podéis encontrarla en: Women Explained, Part 2 (en inglés). Esta es la continuación al artículo Las Mujeres Explicadas.

No related posts.

Hitori es una miembro destacada del foro americano original Fast Seduction. Ha escrito artículos que son verdaderos referentes en cuanto a la dinámica social, la psicología de las relaciones de pareja y la sexualidad femenina. También escribe sobre psicología evolucionista y pensamiento crítico. Podéis encontrar más artículos de Hitori en su blog Chick Logic (en inglés).

¿Te ha gustado? Compártelo:



Deja un comentario: